Lo Último

16 de julio de 2017

En Torno a la Fundación de La Trinitaria

Juan Daniel Balcácer
En torno a la fundación de La TrinitariaEste 16 de julio el país conmemora el 179 aniversario de la fundación de la sociedad secreta La Trinitaria, organización política genitora de la República Dominicana.

Juan Pablo Duarte, quien había permanecido fuera de su país por espacio de dos años, regresó a Santo Domingo en 1832 y al siguiente año inició su labor redentora, aunque fue a partir del 1835 cuando efectivamente comenzó una discreta, pero sistemática, campaña de difusión política que culminó en la conformación del movimiento político que finalmente condujo al triunfo de su proyecto independentista.

Un incidente acaecido en Santo Domingo, en diciembre de 1835, contribuyó de manera significativa a acelerar la formación del núcleo revolucionario que daría al traste con los 22 años de dominación haitiana y que se aglutinó en torno de La Trinitaria. Aconteció el deceso de Javier Miura, un capitán de la Guardia Nacional, a quien un joven oficial dominicano, de nombre Wenceslao Concha, debió sustituir en el cargo. Pero el gobernador haitiano en la parte española, el general Alexis Carrié, prefirió escoger a su propio hijo, Samí Carrié, para ocupar la posición vacante. Tal injusticia motivó que José María Serra, indignado por el atropello cometido en contra de Wenceslao, optara por dedicarse a escribir pasquines denunciando el hecho y concitando la población a protestar contra los dominadores.

Los pasquines eran firmados con el seudónimo de “El Dominicano Español”, y se dice que tuvieron una acogida favorable, al punto que el periodiquillo anónimo era ansiosamente esperado, solicitado y leído por la población capitalina, al tiempo que también surgió un impugnador, que se ocultó bajo el seudónimo de “La Chicharra”, escrito probablemente por la deana Manuela Aybar, propietaria de una pequeña imprenta, la única que entonces existía en Santo Domingo.

Lo que Serra al parecer ignoraba era que paralelamente a sus pasquines otro amigo suyo, el joven Juan Pablo Duarte, desde hacía tres años ya había decidido buscar la manera de lograr que el colectivo rompiera los vínculos de dependencia con Haití y se constituyera en Estado libre e independiente. De manera que tan pronto Duarte supo que Serra era autor de los célebres pasquines, no dudó en unir esfuerzos con el propósito de conformar un movimiento político que pudiera dar al traste con la dominación haitiana.

En el transcurso de los tres años subsiguientes (1835, 1836 y 1837) el binomio Duarte-Serra desplegó una intensa actividad proselitista, consistente en denunciar los atropellos cometidos por los dominadores en perjuicio de la población dominicana. Así las cosas, llegó el día en que Duarte manifestó que ya era tiempo de no limitarse solamente a excitar al pueblo, sino que había que hacer algo mucho más práctico y trascendental. Era perentorio, pues, señalar el camino para la liberación y, lo que era más importante aún, había que proporcionarle a la población los medios prácticos para que dicha liberación se convirtiera en un hecho concreto. Entonces fue cuando Duarte, en el curso de una conversación con su compañero de afanes revolucionarios, se expresó de la siguiente manera:

“Yo admiro al pueblo haitiano desde el momento en que, recorriendo las páginas de su historia, lo encuentro luchando desesperadamente contra poderes excesivamente superiores, y veo cómo los vence y cómo sale de la triste condición de esclavo para constituirse en nación libre e independiente. Le reconozco poseedor de dos virtudes eminentes, el amor a la libertad y el valor; pero los dominicanos que en tantas ocasiones han vertido gloriosamente su sangre, ¿lo habrán hecho sólo para sellar la afrenta de que en premio de sus sacrificios le otorguen sus dominadores la gracia de besarles la mano? ¡No más humillación! ¡No más vergüenza! Si los españoles tienen su monarquía española, y Francia la suya francesa; si hasta los haitianos han constituido la República Haitiana, por qué han de estar los dominicanos sometidos, ya a la Francia, ya a España, ya a los mismos haitianos, sin pensar en constituirse como los demás? ¡No, mil veces! ¡No más dominación! ¡Viva la República Dominicana!” 

Acto seguido, el futuro libertador de los dominicanos detalló los pormenores de su plan político, consistente en la creación de una agrupación revolucionaria:

“Todo lo tengo meditado. Esta sociedad se llamará La Trinitaria, porque se compondrá de nueve miembros fundadores, que formarán bajo juramento una base triple de tres miembros cada una. Estos nueve individuos tendrán un nombre particular cada uno, del que sólo usará en casos especiales, el cual nadie conocerá excepto los nueve fundadores. Habrá toques de comunicación; de modo que al llamar un trinitario a otro que está en su cama, ya éste sabrá por el número y manera de los toques, si debe o no responder, si corre o no peligro, etc. Por medio de un alfabeto criptológico se ocultará todo lo que conviene guardar secreto. La existencia de esta sociedad será igualmente secreto inviolable para todo el que no sea trinitario, aunque sea adepto.”

Los trinitarios, según Duarte, estaban obligados a hacer propaganda constante entre la población y a reclutar prosélitos, los cuales “sin asistir a juntas, que son siempre imprudentes, sin conocer de la conjuración más que aquel que a ella los induce, no podrá en caso de delación comprometer más que a uno de los nueve, quedando los otros para continuar trabajando.”

El plan, como puede advertirse, había sido cuidadosamente meditado. Solo faltaba ampliar el número de correligionarios que debían integrar la agrupación revolucionaria y hacia esa meta dirigieron todos sus esfuerzos. Así, el 16 de julio de 1838, día del Carmen, reunidos en casa de la señora Josefa Pérez de la Paz (doña Chepita), situada en la zona intramuros frente a la iglesia del Carmen, los jóvenes Juan Pablo Duarte, José María Serra, Juan Isidro Pérez, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, Felipe Alfau, Benito González, Pedro Alejandrino Pina y Juan Nepomuceno Ravelo instalaron la sociedad secreta La Trinitaria. Al dar inicio a la histórica reunión, Duarte se dirigió a los presentes en estos términos:

“Amigos míos: unidos aquí con el propósito de ratificar el [lo] que habíamos concebido de conspirar y hacer que el pueblo se subleve contra el gobierno haitiano, a fin de constituirnos en Estado libre e independiente con el nombre de la República Dominicana, vamos a dejar empeñado nuestro honor y vamos a dejar comprometida nuestra vida. La situación en que nos coloquemos será muy grave, y tanto más cuanto que entrando ya en este camino, retroceder será imposible. Pero ahora, en este momento hay tiempo todavía de rehuir toda clase de compromiso. Por lo tanto, si alguno quisiera separarse y abandonar la causa noble de la libertad de nuestra querida patria…”

En ese punto de su discurso, Duarte fue interrumpido por los presentes, quienes le ratificaron su decisión de luchar juntos en procura de concretizar su proyecto político. Fue entonces cuando, de uno de sus bolsillos, Duarte extrajo un pliego que todos debían firmar con su sangre; pero antes de ese solemne acto, los presentes tomaron el siguiente juramento de fidelidad y de lealtad a la causa revolucionaria:

“En el nombre de la santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente: Juro y prometo, por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una República libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana; la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos, encarnados y azules, atravesado con una cruz blanca. Mientras tanto seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad. Así lo prometo ante Dios y el mundo. Si tal hago, Dios me proteja; y de no, me lo tome en cuenta, y mis consocios me castiguen el perjuicio y la traición si los vendo.”

Tras la solemne juramentación, cada uno de los nueve trinitarios firmó el pliego que les había mostrado el líder, anteponiendo una cruz al nombre de cada cual. Terminada esa parte del ceremonial de iniciación, Duarte entonces les dijo: “No es la cruz el signo del padecimiento; es el símbolo de la redención; queda bajo su égida, constituida La Trinitaria, y cada uno de sus nueve socios obligado a reconstruirla, mientras exista uno, hasta cumplir el voto que hacemos de redimir la Patria del poder haitiano.” De suerte tal que bajo la égida de la religión católica y de la doctrina del liberalismo político que propugnaba por la disolución del sistema monárquico para establecer un régimen republicano de fundamentos democráticos, nació la sociedad secreta La Trinitaria, al parecer modelo idéntico de la célebre organización revolucionaria cubana conocida como “Soles y Rayos de Bolívar”.

La Trinitaria fue una entidad eminentemente política. Su principal objetivo era lograr la separación de las comunidades dominicana y haitiana, para luego establecer un Estado republicano, libre e independiente de toda dominación extranjera. Sus miembros, que no fueron más que nueve, debían atraer dos personas cada uno e integrar así un nuevo núcleo de tres personas. Los demás allegados no recibían el nombre de trinitarios, sino que fueron conocidos como adeptos o comunicados. Dado el carácter clandestino de La Trinitaria pronto fue necesario crear otras dos entidades, dependientes de dicha organización, pero de carácter más flexible y de mayor apertura hacia la población, que fueron La Filantrópica y La Dramática, las cuales se dedicaron a organizar y presentar obras de teatro de alto contenido patriótico, a fin de congregar un buen público y poder desplegar sus actividades revolucionarias sin llamar la atención de las autoridades haitianas.

La importancia de La Trinitaria, en esas circunstancias, fue que sus miembros, también conocidos como nacionalistas o liberales, desde sus inicios en las lides políticas siempre propugnaron por la independencia pura y simple y tuvieron una fe ilimitada en la capacidad del pueblo dominicano para declarar su autonomía y mantener a cualquier costo el estatuto de pueblo libre y soberano.

(*) El autor es historiador. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Caracola agradece su disposición de contribuir con sus comentarios positivos, siempre basados en el respeto a los demás y en la ética de la comunicación popular.