Lo Último

19 de marzo de 2017

EXPRESIONES

Tiempo para todo
Por Tomás Aquino Méndez
Tiempo para todoUn mandato bíblico pide a los humanos no desesperarse, porque en la vida hay tiempo para todo. “Tiempo para reír y tiempo para llorar”.
Probablemente aferrados a ese juicio bíblica, nuestros hombres del campo han popularizado el refrán de que: “no por mucho madrugar se amanece más temprano”.
Este preámbulo viene a cuentas porque, con frecuencia, dependiendo de quien esté arriba o abajo, los políticos y comunicadores piden a la
justicia actuar con celeridad. También los parientes de alguien que ha sido detenido por una u otra razón se quejan por la lentitud de la justicia.
Sinembargo, coincido con un alto funcionario de la justicia ecuatoriana que afirma que los procesos tienen que marchar con el tiempo de la justicia, no con el tiempo de los medios de comunicación ni con el tiempo de los políticos.
Ciertamente, los medios quisiéramos celeridad en los procesos y una rápida condena. Eso nos da material informativo abundante y, muchas veces, por largo período.
Mientras, para los políticos, el tiempo varía. Si es un adversario suyo exige celeridad y acusa de lenta y parcial a la justicia.  Si es uno de sus adeptos siempre el gobierno está detrás queriéndolo dañar.
Por eso la justicia no puede actuar con el tiempo del político ni de los medios de comunicación, debe responder siempre al TIEMPO DE LA JUSTICIA.
No importa cuántos editoriales se escriban demandando celeridad, ni cuántos comentarios se escuchen en radio y televisión o cuántas declaraciones emitan los políticos. Los casos en la justicia deben llegar bien sustentados.  Recorrer todo el camino que trazan las leyes y reglamentos, sin importar marchas, declaraciones, discursos altisonantes de políticos o comentaristas.
El tiempo de los medios, ni el tiempo de los políticos debe incidir en EL TIEMPO DE LA JUSTICIA
Dejémoslo actuar con libertad y sin pretender que los dictámenes sean siempre acordes a caprichos y deseos de políticos o empresarios interesados. Ni de “líderes” de la denominada sociedad Civil que siempre responden a sus propios intereses, disfrazados de defensores de todos.
Es tiempo de dejar que la justicia actúe sin presiones y en libertad. En su tiempo justo. No en base a rumores o acciones mediáticas.
 Además, no puede la justicia, por una declaración de prensa comenzar a llamar supuestos o reales testigos. Si alguien quiere que se haga justicia, que reúna datos, que elabore un expediente y lo deposite en manos de quien tiene facultad para darle el seguimiento correspondiente y hacer cumplir la ley en una sociedad civilizada. Todo debe ser a su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Caracola agradece su disposición de contribuir con sus comentarios positivos, siempre basados en el respeto a los demás y en la ética de la comunicación popular.