Lo Último

16 de marzo de 2017

¡CARTA ABIERTA DE UN PELEDEÍSTA!

Por causa de cáncer a lo interno del PLD, me declaro agente libre de toda corriente, grupos, fracciones y tendencias

Lic. Santos Acosta Herasme (Cariño)

Neyba, Bahoruco.-A partir de hoy me desligo de todos los grupos, del sectarismo, de las tendencias, de las fracciones y corrientes políticas del PLD de la provincia Bahoruco, las cuales le están haciendo un gran daño a la dirigencia y militancia del partido en los distintos pueblos, provocando un cáncer con metástasis en el cuerpo político del glorioso Partido de la Liberación Dominicana.

Creo que me es necesario seguir trabajando a favor  de la institucionalidad del partido, la visión ética política del profesor Juan Bosch y sobre todo, por el pensamiento de nación de Juan Pablo Duarte en provecho de todo/as y para todo/as, y especialmente seguiré trabajando en beneficio de la gente y de las mejores causas de los habitantes  y compañeros peledeistas de la provincia Bahoruco y del país, como lo hacía desde mis inicios, con la creación de
los clubes deportivos y culturales y las organizaciones sociales de la región en la década de los 80s y conforme a mi vocación de servicios.

No hay dudas, que si los dirigentes continuamos fraccionando el partido, por causa de los intereses de grupos internos, coadyuvaremos en el maltrato, en la mezquindad, en el desconocimiento de los verdaderos luchadores del PLD y seremos parte de las injusticias en contra de los motores del partido que en cada jurisdicción provocan los triunfos del PLD y que no necesariamente solo son los miembros del CP y del CC, a los cuales respetamos y reconocemos, sino que hay muchos buenos compañeros con bastante méritos, diseminados en toda la geografía nacional, pero que han sido excluidos y se les ha hecho tramas asqueantes y como consecuencia, se le ha hecho un mal grave a los habitantes de cada pueblo que sitúan sus esperanzas en esos líderes altos, medios y de bases; solo por la única razón de que esos compañeros meritorios responden a una u otra tendencia dentro del PLD, lo que estriba en injusticia y peligro de todos.

Si no soltamos esas enemistades, traiciones, zancadillas, cejillas, calumnias, mentiras, miedo al relevo y todas las malas prácticas que los mezquinos acostumbran usar como argumentos para dañar el futuro político, desarrollo poblacional y dirigencial del partido, solo porque tal o cual compañero responde a un equipo tendencial contrario a quien, por el momento, ostenta el poder, sea nacional, provincial o municipal, practica esta que está permitiendo que enemigos del PLD lleguen al poder, mientras que a los caballos de batallas que hemos asegurado los triunfos históricos del PLD nos impiden el paso, a sabiendas de que podemos hacer buena gestión a favor del partido y del pueblo. Y sin embargo, porque ven ese liderazgo al lado de la tendencia equivocada a sus pretensiones, le hacen toda la contra, inventan todo tipo de mentiras y todas las calumnias, para deshacer las oportunidades de ascenso a una posición del gobierno o electiva de los compañeros que tienen liderazgos relevistas dentro de las diversas corrientes del Partido Morado. Mas por el contrario, así, quien se beneficia de esas malas tramas, no sean los que se creen ser dioses y señores del partido, de los pueblos y del país, sino que favorecen a políticos que no siempre tienen los méritos, ni la conducta, ni cumplen con las exigencias de los estatutos del PLD, incluso  por esa mala práctica de las corrientes peledeistas, han sido beneficiados, aspirantes de otros partidos, solo por cerrarle el paso a un compañero del partido de Juan Bosch.

Hoy me vuelvo a la época de mi ingreso al PLD en el 1993, que recuerdo visitaba a todos los peledeistas y dirigentes de mi provincia y distintos pueblos del país, los cuales compartíamos en armonía hasta haciendo serruchos y no existía este  maldito cáncer que es el sectarismo que hoy ha consumido las esperanzas de muchos y que si no se detiene a lo interno de nuestro partido, temo que nosotros mismos, los verdaderos peledeistas, provoquemos grandes catástrofes políticas en el país, por la salida del poder de nuestro PLD y que otras parcelas se adueñen del Estado, como ha pasado con los demás partidos, que por no cederle el paso a los compañeros o por no hacer justicia interna en su interior, han provocado perderlo todo en medio de una división, por ejemplo, veamos el espejo  del PRD, el PRSC, y otros partidos de países de Latinoamérica, que han preferido salir del poder por no darle a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, en otras palabras, por no permitir la cosecha y el recogimiento de los frutos a los verdaderos trabajadores que  han sembrado las victorias del partido, que dicho sea de paso, los beneficios de dichas victorias solo  se consumen en círculos muy pequeños y cerrados del poder.

Tengo más de 20 razones, pruebas y evidencias que justifican mi decisión, aparte de mi firme convicción que he tenido siempre, de defender el partido, su institucionalidad y la vocación de su fundador, profesor Juan Bosch;  a lo único que me aferro a partir de ahora y retendré de todo esto, es decir, ahora solo trabajare por el fortalecimiento del partido, su institucionalidad, la unidad, el respeto ético y moral y el reconocimiento del merito de las bases del PLD, a pesar de todo, ya que mi  actitud de fidelidad a las corrientes, en vez de darme buenos frutos, me ha estancado el bienestar político, no solo mío, sino de la generalidad de los allegados al partido y a los beneficios que la provincia Bahoruco ha esperado de nosotros, que han sido las razones de crecimiento del PLD, al menos en esta zona y el empadronamiento de millares de personas que han hecho un partido fuerte,  porque esas artimañas que han sido perpetradas en mi contra por los mismos que han recibido mi apoyo tendencial por más de 15 años y que si algo son hoy ha sido por mi esfuerzo y el de muchos valiosos y meritorios compañeros de mi provincia natal y que hoy somos maltratados por los distintos gobiernos de mi partido, incluyendo los más cercanos beneficiarios de nuestro liderazgo por más de 24 años de militancia y aportes a favor del PLD, y en consecuencia, hemos sido maltratados por nuestros gobiernos y representantes provinciales y locales.

Así que a partir de hoy, todos los compañeros y dirigentes honestos del partido caben conmigo y yo con ellos, los perdono y les pido perdón por las diferencias tendenciales, somos hermanos y correligionarios de una misma causa, que es servirle al partido para servirle al pueblo. NO TENGO TENDENCIAS. Seguiré trabajando por el bienestar de todos mis compañeros, por el cambio de vida de todos los habitantes de mi Bahoruco querido y del País. Quiero tener y trabajar por un PLD fuerte, íntegro, justo, moral, de valores y principios, que mantengan inmortal el pensamiento de su máximo líder fundador, y no de las ideas sectoriales y de grupúsculos reducidos de hoy, que llevan a las siglas moradas y a la Estrella amarilla a cada segundo, minuto, hora, día, mes y año, a la tumba de La Vega, donde yacen los restos de su progenitor, Juan Bosch, de donde sale un suspiro, que por lo visto, en el espectro nacional, entendemos que dice que si el Profesor vuelve a nacer, haría otro partido que respete la liberación ideológica de su formidable y brillante pensamiento, ya que hoy ni hay libertad, ni hay espacio para las ideas constitutivas del partido, ni para los principios, ni para los valores que aquilataban al ideólogo, el mismo que en dicha tumba suspira. Oh mi Profesor Juan Bosch y Gaviño, partiste tú y contigo partieron tus sueños políticos, toda vez que hoy todos tus seguidores y discípulos ya  somos más de lo mismo, salvo algunas escasas excepciones.

Las pruebas que tengo de este escrito me las reservo hasta el momento oportuno, porque además, todos mis hermanos peledeistas grandes, medianos y pequeños, saben a qué me refiero.


Que Dios les bendiga a todos y hasta la próxima entrega…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Caracola agradece su disposición de contribuir con sus comentarios positivos, siempre basados en el respeto a los demás y en la ética de la comunicación popular.