Lo Último

17 de julio de 2017

Por el Bien Común…Cambiemos!

Por Alcibíades Peña Escalante

Amar, querer, respetar al prójimo, es un sagrado deber que nos convoca a que hagamos un necesario paréntesis y reflexionemos sobre el ideal comportamiento que debemos asumir en la cotidianidad de nuestras vidas. 

Pensar en el otro, en los demás, nos debe llevar a la profunda reflexión de acuñar en nosotros aquella famosa frase que nos recuerda sobre el valor de la paz cuando respetamos a los demás. 


La vida, en forma alguna, debió ser concebida para que irrespetemos la correcta norma conductual de nuestro diario vivir. 

El vivir en sociedad, civilizada por demás, nos invita al hecho de asumir con responsabilidad, unos que otros sanos comportamientos. 

Sociedad (del latín societas) es un concepto polisémico, que designa a un tipo particular de agrupación de individuos, que se produce tanto entre los humanos (sociedad humana -o sociedades humanas, en plural-) como entre algunos animales (sociedades animales). En ambos casos, la relación que se establece entre los individuos supera la manera de transmisión genética e implica cierto grado de comunicación y cooperación, que en un nivel superior (cuando se produce la persistencia y transmisión generacional de conocimientos y comportamientos por el aprendizaje) puede calificarse como cultura.  

Vivir en sociedad, es respetar nuestro entorno, es no hacer ruidos que perturbe el derecho a la tranquilidad que tiene el otro, es no tirar la basura a la calle, es manejar con responsabilidad cuando conducimos por calles, avenidas y carreteras, es cuidar de niños y ancianos, no maltratar a los animales, es cuidar de nuestros arboles, ríos y mares… es mantener limpio el aire que respiramos. 

La civilización de la cual hoy disfrutamos vivir, es una gran conquista, es un divino regalo de nuestra inteligencia, esa que nos ha enseñado a organizarnos para vivir de acuerdo a normas y correctas conductas, como sano ejercicio para una mejor convivencia. 

Amar al prójimo, es crecer, es llevar la vida en la dirección correcta, no ofendas, no provoques, no estorbes…Colabora! 

La vida en sociedad, es asumir roles pensando en los demás, es pensar a futuro para un mundo mejor, mas vivible. Recordemos que sociedad y civilización deben ir siempre tomadas de las manos. 

Si pensamos en nosotros, en nuestros hijos, padres y demás familiares, igual debemos pensar que esa misma condición rodea el necesario entorno de nuestros congéneres, ellos también necesitan de las mismas consideraciones que la vida les confiere, ellos también tienen derecho a la vida, al igual que nosotros. 

Si tenemos derechos, recordemos que los demás también los tienen, si tenemos deberes, ellos también los tienen para con su entorno, para con nosotros, por lo tanto, intercambiemos de la mejor forma posible, esos dos esenciales elementos como fórmula correcta para una ideal y más humana...convivencia! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Caracola agradece su disposición de contribuir con sus comentarios positivos, siempre basados en el respeto a los demás y en la ética de la comunicación popular.