Lo Último

10 de julio de 2017

LECTURAS Y VIVENCIAS DE CARLOS DARÍO (Lunes 10 de julio, 2017)

Tirano Banderas

Por Carlos Darío Sousa S.*

Imagen relacionadaRamón del Valle-Inclán (1866-1936) En un viaje a México, según Margarita Santos Zas, de la Universidad de Santiago de Compostela y que se encarga de la introducción y edición de la novela, define su vocación literaria. El segundo que hizo allí, ya en 1921, siendo un escritor consagrado en su Galicia natal, por invitación del Presidente Obregón con motivo del centenario de la independencia del país, resultó decisivo al representar la semilla de Tirano Banderas (1926),
la obra, que relata el fin de la dictadura de Santos Banderas y en la que emplea un lenguaje que recrea el (Castellano) de América en una síntesis personal y deslumbrante.

La edición que tengo es la de Alianza Editorial, impresa en Madrid, en el 2017, consta de 321 páginas compuestas del Índice; Introducción -escrito por Margarita Santos Zas de la Universidad de Santiago de Compostela-, una nota a la edición, notas, una selección bibliográfica, prólogo y desarrollo de la novela, dividida en siete partes cada una, excepto la cuarta parte, que consta de siete libros, los demás tienen tres.

Para Santos Zas, esta novela es la “madre del subgénero conocido como “novela de dictador”, que hemos podido leer en mis artículos sobre “Yo el Supremo”, Roa Bastos, y “El Señor Presidente”, Miguel Ángel Asturias y que como señalamos en uno ellos, en Yo El Supremo, fue el resultado del proyecto conjunto de Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, de “una galería imaginaria” que encarnara a los dictadores latinoamericanos.

En el estudio que se presenta en la Introducción hay datos sumamente interesantes para poder entender más sobre el autor, que siempre tuvo la fama de ser lo que por aquí llamamos “medio atravesado”. Por cierto, un nieto acaba de publicar una biografía en que desmiente todo aquello que rodeó a su abuelo, de izquierda, pobre, anti-religioso, drogadicto, bohemio y unas cuantas cosas más.

El Tirano Banderas, publicada inicialmente en 1926, fue prohibida hasta en México y en España por su falta de espíritu con la España oficial. Y este conflicto hay que entenderlo en el contexto de la España de la Restauración (monárquica) que enfrentaba un grave problema político y de luchas sociales, adicionada con la guerra de Marruecos y la derrota de las tropas españolas en Annual.

En un viaje a México, invitado por el gobierno para la celebración del espíritu reivindicatorio de la Constitución de 1917 y como parte de un agasajo al escritor, el presidente puso a su disposición un vagón del tren en el viaja a Guadalajara acompañado de Pedro Henríquez Ureña, Diego Rivera, entre otros.

La historia novelesca se desarrolla en un imaginario país al que Valle Inclán bautiza con el sugerente nombre de “Santa Fe de Tierra Firme”, sometido al régimen del general Santos Banderas, que actúa con el despotismo y la crueldad gratuita propios de un dictador, contra el que se produce una insurrección que acaba por derrocarlo.

Santos Banderas es un personaje-síntesis inspirado en tiranos históricos, sea conquistador como Lope de Aguirre o bien Lope el Loco o Lope el Tirano, explorador español que protagonizó un episodio de cruentos asesinatos. También se inspira en distintos modelos hispanoamericanos, como el Doctor Francia, Rosas, Melgarejo, López,  Porfirio Díaz y Primo de Rivera, este de España.

Como es lógico y habitual, alrededor de la figura del Dictador se generan personajes que tienen el denominador común y pauta de conducta la cobardía, el servilismo y la adulación. Así el déspota siempre está rodeado de aduladores y con términos más dominicanos, de lambones (y sobre eso hay bastante historia en nuestro país en dictadura o en democracia).

La rebelión contra el Tirano se inicia con la muerte del hijito de Zacarías Cruzado, devorado por los cerdos en su propia choza. Solo recuerden y comparen por qué se gesta el ajusticiamiento de Trujillo.  
   
La obra tiene diálogos y narraciones que se combinan como discursos cruzados, predominando muchas veces la modalidad culta, la irónica, la popular o la subversiva, lenguaje que el filólogo español Alonso Zamora Vicente, señala, “produce el espejismo” “de la lengua coloquial americana, sometida férreamente a la unidad estructural del español”.

La primera parte el autor la llama “Sinfonía del Trópico”. La segunda “Boluca y Mitote”, la tercera “Noche de farra”, cuarta “Amuleto nigromante”, quinta  “Santa Mónica”, sexta “Alfajores y venenos” y séptima “La mueca verde”.

De cada una de las partes y de sus respectivos libros, encontramos esa parte común a las dictaduras que nos han azotado a todo lo largo de nuestra historia, colonial y republicana, veamos:

“Crean, amigos, que para un viejo son fardel muy pesado las obligaciones de la Presidencia”. “Busquen al hombre que sostenga las finanzas, al hombre que encauce las fuerzas vitales del país.”. “La República, sin duda, tiene personalidades que podrán regirla con más acierto que este viejo valetudinario”. “Los hombres providenciales no pueden ser reemplazados, sino por hombres providenciales”. “Sellan con pactos de fariseos”. “Mirar por la cultura es hacer patria”.”La sentencia que tu no cumplas vendrá sobre mi cabeza”. ¡Ponte a salvo¡ Si no lo haces, aquí mismo te prende el Mayorcito del Valle!. ..uno de los más crueles sicarios de la Tiranía: era un viejo sanguinario y potroso que fumaba en cachimbo y arrastraba una pata de palo. Con la bragueta desabrochada, jocoso y cruel. “Era un bigardo famoso por muchos robos cuatreros, plagios de ricos hacendados, asaltos de diligencias, crímenes, desacatos, estropicios, majezas, amores y celos sangrientos”.”El Barón de Benicarlés acogíase en una actitud sibilina de hierofante en sabias perversidades”. “El Excelentísimo Señor Ministro (Hoy Embajador) vestido con afeminada elegancia”. “El pájaro tiene esperanza, y canta aunque la rama cruja, porque sabe lo que son sus alas”. “¿y la propaganda electoral, será verdadera, libre? ¿No se verá coaccionada por los agentes políticos del Gobierno” “Libre y salvaguardada por las leyes”?. “Yo amo el bien de la República. El día más feliz de mi vida será aquel en que, oscurecido, vuelva a mi predio..”.”Han sido citados los testigos de su defensa, y si lo autorizan, se les hará comparecer y oirán sus descargos”.”Entonces, juzgándose perdido, mirándose sin otra compañía que la del fámulo rapabarbas, se quitó el cinto de pistolas, y salivando venenosos verdes, se entregó”.

Tirano Banderas salió a la ventana, blandiendo el puñal y cayó acribillado. Su cabeza, befada por sentencia, estuvo tres días puesta sobre un cadalso con hojas amarillas….”

Por supuesto había mucho más, pero lo importante es el lugar común de cómo terminan siempre unas veces los Tiranos, ungidos o no, y otras, los que sienten que el poder es siempre perpetuo. Las cosas que produce, en los coquistados, el “Ogro filantrópico”.    

* El autor es catedrático universitario.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Caracola agradece su disposición de contribuir con sus comentarios positivos, siempre basados en el respeto a los demás y en la ética de la comunicación popular.