Lo Último

15 de junio de 2017

No los Respetan, O Ellos Nunca se han Dado a Respetar

Por Alejandro Santana
La dignidad de la persona debe estar por encima de un cargo, por encima de su militancia política y hasta por encima  de sus pretensiones en llegar a tener mucho dinero.
Tu dignidad debe ser tu blindaje, debe ser tu principio de vida, así como se construyen principios morales, la dignidad es algo que no debemos permitir que alguien, por jefe que sea, por encumbrado que aparentemente sea, nos la pisotee.
Es mejor nacer enano que no empequeñecerse por estar eternamente arrodillado, pero descuidamos esos dones que definen nuestras posturas en la vida.
De repente, una posición en el tren gubernamental nos hace olvidar que debemos mantener blindada nuestra honestidad, dignidad y principios.
Me refiero específicamente a una información que difundieron colegas blogueros, dando cuenta de la destitución de la directora del hospital Jaime Mota, una profesional que se ha desempeñado en el cargo con dignidad, entereza y apego a sus principios y juramento hipocrático.
Que la hayan destituido o no, para mí no tiene relevancia, porque los cargos no son de nadie en particular, en ellos se coloca a un ciudadano, a un profesional que el Presidente de la República o el Ministro de una institución entienda que puede hacer el trabajo.
Y en el caso de la directora del Jaime Mota, destituida o no, porque aunque  un bloguero salió con el rumor y este fue difundido, ella en declaraciones dadas posteriormente, dejó claro que hasta ella no había llegado el decreto o la resolución informándole de la medida.
Hay bolas periodísticas, pero cuando estas llegan, lo prudente es investigar con las fuentes la veracidad en tal sentido.
Que la hayan destituido o no, eso no es lo relevante, porque el que venga hará lo mismo que ella hacía o hace en ese cargo, en un hospital donde las dificultades vienen de arriba, de la cúpula.
Y cuáles son? Bueno, la falta de un presupuesto adecuado, equipos para las diferentes áreas, personal debidamente nombrado por sus conocimientos y no políticos, compañeritos que se convierten en una retranca para la eficiencia de una Institución.
Si a la doctora Martina la cancelaron del Jaime Mota, le han hecho un gran favor, porque con el esquema trazado desde las altas instancias del Ministerio de Salud, las cosas en ese hospital no marcharán diferentes, ya por ahí han pasado ilustres profesionales de la medicina, profesionales honestos, y no han podido hacer nada, porque el asunto no es de figuras.
¡Como pie forzado! Los que saben de poesía saben a qué me refiero
Sale a relucir ahora la falta de respeto a las altas instancias del PLD en la Provincia, no los consultan, no los toman en cuenta, se cancela a funcionarios sin el debido respeto.
Bueno, eso siempre ha sido así, el Presidente de la República tiene a un Gobernador Provincial, su representante, pero no es consultado.
Los Ministerios tienen a un director regional, pero en definitiva el no es el de la confianza de ese´JEFE´. El Ministro de Obras Publicas, por referirme a alguien, tiene a un director regional, pero tiene a un amigo que está por encima del bien y el mal, ese lo decide todo, pero supuestamente no es empleado del Ministerio.
¿Irrespetan a los dirigentes del Partido en la Provincia?, creo que no, ellos nunca se han dado a respetar, nunca han tenido la valentía de decir al Presidente que ellos son los jefes políticos en la Provincia, que las cosas se hagan tras consultarlos.
No ocurre así, porque importa más un cargo que su dignidad, que constantemente es pisoteada por el propio Presidente de la República o cualquier Ministro.
Las cosas aquí andan tan mal en sentido de dignidad y respeto, que durante más de 7 años, ilustres barahoneros, instituciones, profesionales de diferentes áreas, sindicatos, juntas de vecinos, focalizaron cuáles serian las obras prioritarias para el desarrollo de la Provincia, pero nada ha pasado.
El Gobernador Provincial asumió ese pliego de necesidades perentorias como representante del Poder Ejecutivo, las consensuó y las enmarcó en lo que se denominó  El Plan de Desarrollo Sostenible de la Provincia, ¡Planbá! Pero nada ha pasado.
Y lo peor es que no pasará nada, pues en Palacio se tiene un Plan de Desarrollo ¡generalizado! Para todo el país, y las necesidades consensuadas de la Provincia se han ido al carajo.
Nos consta que el señor Gobernador entregó, íntegro, todo el plan consensuado, y si el conserva ejemplares, alguna copia debe asegurarla a ver si mejores vientos soplan para nuestra Provincia, porque las que entregó en Palacio hace mucho que el camión recolector de basura la sacó del despacho de un Ministro.

¡NO es que no los respeten distinguidos dirigentes peledeístas locales, es que ustedes no se han dado a respetar!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Caracola agradece su disposición de contribuir con sus comentarios positivos, siempre basados en el respeto a los demás y en la ética de la comunicación popular.